Etiquetas

,

Quien vaya a visitar la capital andaluza tiene ante sí la posibilidad de admirar un sinfín de monumentos que a más de uno dejan con la boca abierta. No obstante, es necesario que sepa que en el centro de Sevilla, además de la Catedral o los Reales Alcázares, puede conocer una de las rúas que tiene tras de sí más leyendas e historias.

FOTOS NUEVAS JUDERIA 063

Nos estamos refiriendo a la actual Calle Susona, conocida también por el nombre de Calle de la Muerte. Se trata de un lugar que fue escenario de una de las más bellas historias de amor que se desarrollaron entre el entramado de la judería.

El relato toma como punto de partida el momento en el que cristianos, árabes y judíos convivían en la ciudad. En aquel tiempo estos últimos fueron obligados a convertirse al cristianismo pero eso no impidió que, de manera oculta, siguieran practicando su religión y desearan volver a hacerse con el control de la urbe.

Este hecho fue el que supuso que Diego Susón, un judío converso, se convirtiera en el cabecilla de un grupo que pretendía organizar una revuelta para lograr dicho fin y asesinar a un sinfín de autoridades locales. Un complot del que se enteró su hija, Susana Ben Susón, una hermosa joven que mantenía una relación oculta con un caballero cristiano del que se encontraba perdidamente enamorada.

Patio de los padilla_Patio Andaluz

Precisamente ese amor que sentía era el que, ante el miedo de que su amante pudiera morir en la rebelión, le llevó a desvelar a este lo que su padre y otros hombres estaban preparando. ¿El resultado? El ajusticiamiento de los rebeldes y el desprecio de la comunidad judía a Susana.

La leyenda dice que tal fue el dolor que sintió la joven que estableció en su testamento que cuando muriera su cabeza fuera separada del cuerpo y que ésta quedara expuesta en la calle que hoy lleva su nombre. Y así fue, tal y como lo refleja una placa que podrá ser vista por todos los turistas que se alojen en los hoteles del centro de Sevilla.