Etiquetas

,

Uno de los lugares con más encanto de la capital hispalense es la zona de la Judería de Sevilla. Este barrio fue especialmente habitado tras la Reconquista de Sevilla en el año 1248 de la mano de Fernando III. Fue entonces cuando los judíos comenzaron a llegar a Sevilla y a instalarse en la ciudad, dando lugar a zonas con encanto que han llegado a nuestros días perfectamente conservadas.

Patio de las Damas. Las Casas de la Judería

La Judería de Sevilla es una de las zonas más visitadas por los turistas cada año. Su principal atractivo se basa en la cantidad de patios, pasillos y pasadizos que unen las casas de la zona. Los visitantes pueden encontrar un pequeño laberinto en el que es fácil perderse y descubrir rincones mágicos llenos de encanto. Además, muchas zonas todavía conservan el mobiliario original o se ha intentado recrear con la mayor fidelidad posible para conservar esta zona con la mayor belleza posible. Es el lugar perfecto para quienes quieren conocer la historia de Sevilla y descubrir el encanto de la ciudad en una visita sosegada.

Podemos encontrar un hotel en la Judería de Sevilla que todavía conserva parte del legado histórico que dejaron los pueblos que habitaron la ciudad hace siglos. El Hotel Las Casas de la Judería es el ejemplo más claro, ya que sus habitaciones se sitúan en 27 casas del barrio judío unidas entre sí por multitud de patios y pasillos que convierten la vista a este hotel en un auténtico laberinto. Además, está decorado con estatuas romanas, ánforas y fuentes que confieren al lugar un toque único.

Los patios de la Judería

Una de las mayores atracciones de este hotel son sus patios, que durante la época de primavera y verano se llenan de vegetación dando la ocasión al turista de tomar un tentempié o cenar rodeados de la magia que este sitio ofrece. Los patios están conservados respetando al máximo la distribución y decoración original, lo que los hace un sitio perfecto para pasear mitigando las temperaturas que ofrece la ciudad en esta época del año. Las fuentes y la vegetación ofrecen al visitante un remanso de paz en el que disfrutar de una apacible tarde mientras decide qué monumento visitar.

Enclave perfecto

Otra de las grandes ventajas de este lugar es su localización: en pleno corazón de la ciudad. La judería original comprendía lo que hoy se conoce como Santa Cruz y el Barrio de Santa María la Blanca. Están cercanos a lugares turísticos tan impresionantes como los Alcázares, la Catedral de Sevilla y la Giralda o los Jardines de Murillo, a los que se puede llegar caminando. El paseo por estas zonas, especialmente durante las últimas horas de la tarde, hará las delicias de los caminantes. Un paseo por la Judería de Sevilla hará a los visitantes viajar en el tiempo hasta una época en la que Sevilla era el punto de encuentro de diferentes culturas. Precisamente ese crisol de civilizaciones es el que la ha convertido en la ciudad que es hoy, con un gran patrimonio histórico y artístico que podemos disfrutar cómodamente desde un hotel en la Judería de Sevilla.