Etiquetas

,

Aunque Sevilla es una de las ciudades más calurosas en el mes de agosto, no hay excusa para no visitarla en esta época del año. El calor puede ser una ventaja si buscamos pasear por las calles evitando aglomeraciones y bullicios y si queremos ver algunos de sus entornos más significativos como la Catedral y la Giralda, la Plaza de España o los bares con encanto de las zonas turísticas.

Rincones con encanto

Podemos aprovechar la visita a Sevilla para ver algunos de los rincones más bonitos de la ciudad. Un paseo a primera hora del día por el Parque de María Luisa pasando por el Monte Gurugú, la Isleta de los Pájaros y la Plaza de América es uno de los momentos más bonitos que podemos vivir en la ciudad. También podemos aprovechar para pasear por las calles del barrio de Santa Cruz, la antigua judería de la ciudad donde las calles son estrechas y tendremos sombra para cobijarnos del sol. En esta zona podremos alojarnos en un hotel con encanto en pleno casco antiguo de la ciudad para disfrutar del ambiente sevillano en todo su esplendor.

Hotel en el centro de Sevilla

Relax en unas termas romanas

Si queremos un plan más relajado podemos aprovechar nuestra estancia en un hotel en el centro de Sevilla para darnos un baño relajante en unas termas romanas y disfrutar de una sesión de spa. En las Termas de Híspalis es posible revivir la experiencia de unas termas romanas auténticas combinándolo con servicios de masajes y spa, viviendo así una experiencia relajante durante nuestra visita a la ciudad.

Museos y monumentos

Si nos alojamos en un hotel en el centro de Sevilla una buena opción para conocer el arte y la cultura local es visitar los museos y templos de la ciudad. Allí podremos encontrar una muestra de todos los estilos arquitectónicos, ya que muchas de las iglesias conservan las piezas originales en un perfecto estado. Para los amantes de la historia del arte, un paseo por las calles de Sevilla puede ser una experiencia única y muy placentera. Lo mejor es aprovechar las primeras horas de la mañana, cuando aún no hace mucho calor, o las últimas del día, cuando el atardecer va dando una tregua a las altas temperaturas que suele haber en la ciudad en estos días del año.

Playas artificiales y parques acuáticos

Si el calor aprieta, en Sevilla también podemos encontrar lugares refrescantes donde mitigar las altas temperaturas. Una buena opción, sobre todo si vamos en familia con niños pequeños, es pasar el día en el parque temático Isla Mágica donde hay atracciones acuáticas y decenas de actividades para hacer en familia. Este año, además, hay una nueva atracción: una playa artificial con arena y olas en la que pasar el día. La gran ventaja de este complejo es que está situado junto al río, cerca de hoteles en el centro de Sevilla. Otra opción es el parque Aquópolis, un complejo con varias piscinas, toboganes y diversas instalaciones para pasar un día de diversión y baño.